Una devoción histórica, piadosa y oficialista
 
 

por Fernando Mósig Pérez

   
  7.2. La consagración, la entronización y el mosaico.
 

La primera medida que se tomó, en este sentido, fue efectuar la solemne consagración de la ciudad de San Fernando al Sagrado Corazón de Jesús y entronizar su imagen en el Ayuntamiento.

 
El Ayuntamiento isleño presidido por D. José Quetar tomó relevantes acuerdos que le vincularon al Sagrado Corazón.
 
 

El acto cívico-religioso de consagración y entronización tuvo lugar en junio de 1940 y comenzó con una procesión que partió de la Iglesia Mayor Parroquial, en la que iba una pequeña imagen del Corazón de Jesús sobre unas andas exornadas por las Srtas. de Trigo. La procesión recorrió a la inversa la carrera del Corpus, hasta llegar al Ayuntamiento. Asistieron a la misma autoridades civiles, militares y religiosas así como una “enorme muchedumbre”. La prensa destacó que “baste decir, para hacer resaltar el número de personas que figuraban en el cortejo religioso, que la cabeza de la procesión daba vuelta a la Alameda cuando salía el paso del Corazón de Jesús de la iglesia”.

 
Una pequeña imagen del Corazón de Jesús fue entronizada en la Sala capitular en 1940.
 

Una vez en el Ayuntamiento, el alcalde leyó la consagración oficial de la ciudad isleña, en presencia de las autoridades, siendo entronizada la pequeña imagen en la Sala Capitular. Acto seguido se descubrió un mosaico conmemorativo en el centro del segundo cuerpo de la fachada de las Casas Consistoriales, mientras sonaba el himno nacional y se procedía a una suelta de palomas: “un momento verdaderamente emocionante”, según enfatizaron los periódicos locales de la época. De regreso a la iglesia, se entonó un Te Deum en acción de gracias.

 
El mosaico de la fachada principal de las Casas Consistoriales fue inaugurado en 1940.
 
Para recordar este día, calificado de “solemnidad inolvidable” en la que se vivieron “horas de intensísima emoción”, el Ayuntamiento hizo imprimir recordatorios del acontecimiento, en los que se reproducía el texto de la consagración. Debemos indicar, por cierto, que el gobierno municipal isleño se adelantó en esta ceremonia de consagración a otras ciudades vecinas, pues, por ejemplo, Cádiz y Jerez lo harían en 1941, El Puerto de Santa María en 1942… Aquí la iniciativa procedió en buena medida del nuevo alcalde, D. José Quetar (1940-1945), que puso en ella su empeño personal.
 
El Ayuntamiento editó recordatorios de los solemnes eventos del año 1940.
 

En segundo lugar, a propuesta del teniente de alcalde, Sr. Lazaga Ruiz-Fortuny, la Corporación Municipal estudió en 1942 los honores y los cultos que debían tributarse al Sagrado Corazón de Jesús en nuestra ciudad. Así, se barajaron medidas para que el Corazón de Jesús figurara en los símbolos heráldicos locales como el escudo, el pendón y la medalla de la ciudad de San Fernando. De hecho, el Ayuntamiento había decidido dos años antes añadir el ancla de la Armada española al escudo municipal. Y hasta se determinó rotular la céntrica calle Muñoz Torrero (hoy, General García de la Herrán ) como “Sagrado Corazón de Jesús”. Pero todo esto quedó finalmente en un intento. En cuanto a los cultos anuales que ese dicho año se decidió costearía el Ayuntamiento, trataremos de ellos en los siguientes epígrafes.

 
Se pensó rotular la calle Muñoz Torrero como “Sagrado Corazón de Jesús” aunque finalmente fue titulada “General Gª de la Herrán”.
 
Ir a la página siguiente.
 
Volver al Índice de El Sagrado Corazón de Jesús.